Desa-aplicaciones
96 384 51 39 · 671 299 495
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Desinsectación de chinches

Chinche

Este nombre vulgar le viene de su hábitat más frecuente: colchones, sofás y otro mobiliario. La alimentación de estos seres debe preocuparnos pues son hematófagos, es decir, se nutren de sangre humana y de la sangre caliente de otros seres. No pensemos que son nocturnos, pero si que es cierto que su mayor actividad surge de noche.

El modus operandi de estos seres suele ser el siguiente, suben las paredes de nuestras habitaciones llegando hasta el techo, seguidamente perciben el calor desprendido por nosotros. Les atrae el calor y el dióxido de carbono que exhalamos por la respiración. En este paso nos succiona la sangre y tras hartarse, se esconden hasta que puedan volver para comer. Hasta pasados unos minutos no nos damos cuenta de la picadura, pues tenemos el deseo de rascarla debido a los agentes inyectados por el “bichito”.

Tienen similitudes con las picaduras de las pulgas, por ejemplo en que suelen estar alineadas, pero la diferencia esta en que el centro de la picadura de la pulga es de color rojo, el de la chinche no. 

Evidentemente todos somos un mundo, por lo que cualquier persona puede reaccionar de distinta manera: por el tipo de piel, el ambiente y también, por el tipo de chinche. Cabe añadir que en casos excepcionales se pueden producir reacciones alérgicas que producen náuseas y malestar.

La gran pega de las chinches es la siguiente: hay un gran número de personas (entorno a un 50%) que no presentan ningún tipo de síntoma visible de las picaduras, lo cual dificulta la identificación y eliminación de esta plaga.

Hay estudios que dictan que las chinches no transmiten enfermedades de una persona a otra, por lo tanto estas son menos peligrosas que las pulgas, pero aún así se dan casos en los cuales dependiendo de múltiples factores en los cuales estos seres pueden transmitir la enfermedad de chagas o la hepatitis B.

Son varias las formas que tenemos para acabar con ellas: la primera es la más básica y la más profesional, es decir, utilización de pesticidas, la segunda es el tratamiento doméstico: el alcohol lo podemos utilizar con las chinches que podemos ver. También dentro de este tratamiento están los limpiadores domésticos a base de vapor de agua (vaporeta), en este caso el calor, dada su elevada temperatura elimina a chinches adultas y huevos que pueda haber. Hay más, evidentemente, pero estas son de las mas efectivas.

Debemos tener en cuenta que siempre debemos estar prevenidos ante esta plaga pues podemos encontrarnos con las chinches en cualquier parte que no se haya llevado a cabo una buena limpieza o donde haya mucha humedad o muchos animales pues, como ya hemos dicho, detectan el calor y curiosamente es el calor, en este caso el vapor de agua, lo que puede matarlas (entre otras cosas). 

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE